dandelion

Fragmentar tu propio yo

La incapacidad de las redes sociales actuales de fragmentar tu identidad en las múltiples facetas que tiene

¿Es de mala educación dejar de seguir alguien en Facebook? La red social te permite conservar la amistad con una persona y a su vez dejar de ver las publicaciones de esta persona en tu “timeline”. Esta funcionalidad es uno de los más inteligentes movimientos de la red social desde que se creó, básicamente porque fomenta la positividad y el bienestar general. En otras palabras, no tienes que aguantar los comentarios políticos de alguien con quien no compartes ideología, pero que tampoco eliminarías porque te causaría problemas fuera de la red social.

Pero esta brillante funcionalidad esconde una grave carencia de Facebook, y de cualquiera de las grandes redes sociales: la imposibilidad de fragmentar tu propio yo. Y es que las personas no tenemos una sola identidad: somos empleados de una empresa, runners, cocineros, analistas (con más o menos habilidad) del panorama político, melómanos y muchas otras cosas, todo en un único paquete. Un paquete que contiene sus elementos mezclados y agitados, dando lugar a publicaciones de temáticas aleatorias no siempre del agrado de la audiencia.

 

Las redes sociales no permiten fragmentar las múltiples identidades de cada cual. En otras palabras, solo podemos tener un perfil en Facebook, desde donde expresamos todas nuestras opiniones y experiencias, ya sean relativas a la crisis en oriente medio o respecto a la paella que hemos cocinado este mediodía. Esta situación es la que nos lleva a usar la funcionalidad “dejar de seguir” a una amistad, cuando realmente solo nos gustaría dejar de seguir una de sus identidades (la que nos cae mal o nos aburre).

 

¿Es posible posible que algún día veamos cómo Facebook implementa un sistema de múltiples identidades? La respuesta es muy clara: de ningún modo. El modelo de negocio de Facebook se basa en tener la máxima información acerca de una única identidad (sus gustos, sus experiencias, sus planes), para monetizar estos datos. No puede haber ningún interés por parte de la red de dividir a la persona en varios perfiles porque haría muchísimo más compleja la tarea de recoger y cruzar los datos de los usuarios.

En definitiva, algunas de las limitaciones de las redes sociales son insalvables porque su modelo de negocio no lo permite. Podemos seguir soñando con una red social que esté realmente construida para satisfacer las necesidades de los usuarios pero ésta no va a ser ninguna de las existentes.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *